Miedo sin miedo

Miedo sin miedo.

Ganas y respeto, que me hace mirar con recelo.

Excitación.

Quiero creer, lanzarme y también, no perderme en el apego,

no perderme en los sueños,

no perderme en la ilusión de ver lo que no veo.

Lydia y el enamoramiento.

Es el pasar de pensar e imaginar, a un beso.

Y de un beso pasar al puro deseo.

Miedo a saber que ahora sí pero, ¿y luego?

Y mientras, la beso. Y paso fugaz de aquí al cielo,

recorriendo su cuerpo, el mío y ensordeciendo.

Sin miedo. Sin pensamiento. Entonces sí.

Siento.

Hablo, canto, bailo y hasta volar puedo.

Y ¿cómo he llegado hasta este momento?

Si soy la misma que no era, que no estaba, que no vivía

Un largo instante de resurreción, de viaje a ningún lugar

y desemboco en un teatro, en la obra que jamás pude creer ni crear

en una vida que me sonríe

sin esperar que pague, diga ni haga

una vida que me aplaude y me abraza

pues la miro a los ojos, la respiro y siento

con y sin miedo

y sigo

simplemente nadando y escribiendo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s