Infección vital

Me contagio de momentos, espíritus y sentimientos

que se van cruzando por la senda

haciéndome tropezar, caer o embobar.

Para ponerme de nuevo en pie

busco a tientas,

cerrando mis ojos por no ver los monstruos

que en el pensar acechan,

que hasta morder pueden

cuando, con ellos, al escondite juegas.

Me contagio de momentos, espíritus y sentimientos

cuando mi corazón resuena entre risas, abrazos y destinos

inseguros, intestables y otros perdidos

y entre tanto, encuentro bellas

las miradas que recuerdan el olvido,

las palabras que acallan

al torbellino que quiere romper lo que encuentra en el camino

y las decisiones que se saben perdedoras en la razón

pues escogen, en el azar, a los náufragos del río.

Me contagio de momentos, espíritus y sentimientos

pues, a ratos, canto, bailo y vuelo,

caigo, muerdo y pienso,

corro, nado… y creo

que no puedo, que no llego, que me muero.

Luego lloro, y sí puedo, llego y vivo sientiendo

por cada poro del cuerpo,

el físico y el etéreo,

Y sigo;

creo e invento,

busco a manos abiertas,

leo en el miedo con luz creadora

letras que escribo, letras que vivo,

letras que cuentan

que me contagio de momentos, espíritus y sentimientos;

letras que muestran

que soy una y cientos,

única e igual,

polvo del firmamento.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s