Seguir

Salí a correr sin sentido, sin rumbo, sin objetivo
Salí a correr sin una meta, casi sin saber el motivo
Salí y seguí corriendo sin saber por qué ni por dónde
Seguí cuando empecé a notar que los pensamientos se iban quedando atrás
Seguí cuando mis piernas me empezaron a gritar
Seguí, sin parar, aun cuando noté molestias y vi obstáculos
Seguí, sin dar marcha atrás, ante la incertidumbre, el miedo, la oscuridad
Seguí hasta que la encontré a ella, mirándome, iluminándome
Seguí hasta que sólo sentía mi respiración y agoté las baterías
Seguí, oyendo sólo el ruido de mis zapatillas
Seguí, hasta que conté 13
Y, entonces, llegué, paré y me di cuenta
Una sonrisa en mi cara
Y, entonces, me di cuenta

Sólo siguiendo adelante, descubriré la razón de seguir

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s